Esta tarea la realiza el Municipio de Mar del Plata junto a las sociedades de fomento y vecinos, comprometidos tanto en la forestación y reforestación como en el cuidado de las especies. Se basa en la sostenibilidad, ya que busca mejorar la calidad de vida de las generaciones actuales y futuras.

 

El Municipio plantó más de 2 mil árboles en 44 barrios a través del Plan Forestar -en conjunto con sociedades de fomento y vecinos. Recientemente, las plantaciones se concentraron en la zona sur y suroeste de la ciudad, donde se colocaron 360 árboles entre plantas nativas, autóctonas y exóticas que se adaptan a las características de cada zona. “La esencia de este Plan está dada no sólo por el momento de la plantación sino por el acompañamiento anterior y posterior de las comisiones vecinales. Anterior, porque son quienes organizan junto a todos los vecinos, previa articulación con nuestro equipo, cada jornada; y posterior, porque también al plantar brindamos una capacitación sobre cuáles son los cuidados que deben recibir los árboles. En particular en sus primeros 4 años, que son determinantes para su supervivencia”, enmarcó al respecto Sebastián D ´ Andrea, presidente del Emsur.

Este año, además, se formó el Consejo de Asesores en Arbolado Urbano, que está compuesto por profesionales agrónomos y paisajistas que, de forma ad honorem, asisten y colaboran con el Plan. Las plantaciones comenzaron en la zona norte de la ciudad, manteniendo los protocolos sanitarios correspondientes, con la participación y en coordinación con las sociedades de fomento, comisiones de los barrios reserva forestal, comisiones de Espacios Verdes, vecinos y especialistas del EMSUR.

También, se trabaja en articulación con ONG, con el Rotary Club, Bomberos y otras dependencias estatales. Entre las especies colocadas, se encuentran autóctonas como el tala; nativas, como el jacarandá, aguaribay, lapacho y cina cina; y exóticas de gran adaptabilidad al clima y suelo locales como el fresno, acer saccharinum; acer siccomoro, tamariscos, roble palustre, liquidambar y catalpas, según la zona. Orientado a la idea de sostenibilidad, este plan de forestación y reforestación de la ciudad busca mejorar la calidad de vida de las generaciones actuales así como las futuras, reconociendo a los árboles como actores fundamentales en la lucha contra el cambio climático, entre otros beneficios ambientales.

Seguinos